Tarima Maciza Instalada sobre Rastreles

Es la forma más antigua y duradera de suelos de madera. Los suelos de madera se instalaban en forma de largas tablas clavadas sobre unos listones o rastreles; luego, se limpiaba e igualaba la madera a mano con la ayuda de unas cuchillas, trabajo al que debemos el término “acuchillar”.

Hoy la forma de instalación es la misma : tablas de madera de 17 a 22 mm de grosor , machihembradas en sus cantos e instaladas sobre listones de madera: posteriormente se “acuchilla” con máquinas lijadoras y se da el tratamiento protector bien con barniz o con aceites.

Este proceso de acuchillar y barnizar, se puede repetir varias veces para su restauración, encontrándose, en tarima maciza clavada o tarima clásica, instalaciones con más de 100 años en uso.

Disponemos de tarimas macizas en madera de roble, jatoba, iroko, garapa, pino amarillo, pino Suecia,…

Tarima Maciza de Interior

Tarima Maciza de Exterior